A todas las personas de nuestra comunidad

13 Mayo 2021

Una de las grandes transformaciones de la Constitución de 1991 fue concebir a Colombia como una nación multicultural, multiétnica, plurilingüe y como un Estado social y democrático de derecho fundado en el respeto de la dignidad humana. En este tema es de destacar la sentencia T-881 de 2002 proferida por la Corte Constitucional, en la que se delimita conceptualmente la dignidad humana y se plantea su alcance en dos vías: como un objeto concreto de protección constitucional y como un contenido transversal al derecho que permita garantizar los derechos fundamentales de todas las personas. 

La dignidad humana como objeto de protección constitucional tiene tres componentes. En primer lugar, el derecho a vivir según nuestra opción vital, es decir, a vivir de acuerdo con nuestra visión del mundo y a desarrollar nuestra personalidad libremente. En segundo lugar, tenemos derecho a vivir bien, que implica el acceso a condiciones materiales que nos permitan cubrir nuestras necesidades básicas. Finalmente, esta perspectiva de la dignidad humana reconoce el derecho que tenemos a vivir sin humillaciones, es decir a la protección tanto a nuestra autonomía ética como de nuestra integridad física. 

En la Universidad de los Andes defendemos el pluralismo, el respeto y la tolerancia de las ideas. Todas nuestras acciones se dirigen a una formación crítica y ética que afiance la conciencia de las responsabilidades sociales y cívicas que tenemos las personas en tanto que hacemos parte de la sociedad. La Universidad de los Andes nos brinda el espacio para que, en el marco ineludible de la dignidad humana, desarrollemos nuestra personalidad y nuestra humanidad. 

Desde el Comité MAAD invitamos a la comunidad, en tiempos en los que creemos que este llamado es especialmente importante, a hacer valer nuestra dignidad y la de todas las personas que nos rodean, en cada momento, espacio y esfera de nuestras vidas. A reflexionar profundamente en cómo nuestras acciones pueden estar dirigidas, en ocasiones, a pasar por encima de los demás y a desconocer la dignidad de las otras personas.

Particularmente, el maltrato, el acoso, la amenaza, la discriminación, la violencia sexual y las violencias basadas en género (MAAD), así como todas las violencias, atentan contra la dignidad humana, vulneran múltiples derechos fundamentales y generan daños que pueden impedir el desarrollo de nuestras vidas según nuestros deseos. La Universidad de los Andes no es indiferente, las rechaza y actúa frente a estas violencias con el fin de prevenirlas, atenderlas y sancionarlas. Esta, sin embargo, es una responsabilidad de todos y todas, pues no se pueden consolidar transformaciones y cambios culturales reales sin que exista una conciencia y postura firme en torno a estas conductas. 

Cerramos este mensaje con un recordatorio importante: todas las personas pueden acudir a las instancias que provee la Universidad para el manejo de las conductas MAAD. Cada atención, acompañamiento y sanción se ha dado y se dará con un enfoque diferencial y en el marco del respeto absoluto de los derechos de todas las personas involucradas.

 

Un saludo, 

Comité MAAD (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Bogotá 13 de mayo de 2021 

Universidad de los Andes | Vigilada Mineducación Reconocimiento como Universidad: Decreto 1297 del 30 de mayo de 1964.  Reconocimiento personería jurídica: Resolución 28 del 23 de febrero de 1949 Minjusticia.

© - Derechos Reservados Universidad de los Andes