¿Qué hacemos?

  • Facilitar el diálogo para la solución de conflictos en la institución: Propiciar espacios seguros que permitan la comprensión de los conflictos y la búsqueda conjunta de alternativas, particularmente a través de la mediación.

  • Acompañar en la preparación de conversaciones complejas: Brindar herramientas de comunicación que posibiliten el diálogo de acuerdo a las necesidades del consultante.

  • Ofrecer opciones basadas en el diálogo para solucionar conflictos: Acompañar a la persona a identificar cuál es el conflicto y cómo desea manejarlo.

  • Entregar información cualificada para ejercer sus derechos como miembros de la comunidad: Auscultar las expectativas y las necesidades, para que la persona pueda identificar los posibles caminos institucionales que le permitan ejercer su derecho.

  • Recibir las denuncias de maltrato, acoso, amenaza, discriminación violencia sexual o de género: Acompañar a la persona para activar el protocolo MAAD y acceder a los servicios que ofrece la institución.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Cómo entendemos el conflicto?

Aunque las situaciones pueden ser muy variadas e involucrar distintos aspectos de la vida, podemos encontrar en los conflictos las siguientes características: 1) implican la interacción entre dos o más personas; 2) se evidencia una diferencia de opiniones o de deseos; 3) produce una reacción en las partes, que puede manifestarse como un enfrentamiento directo, un distanciamiento, una molestia o la inversión de recursos personales.En la mayoría de casos, es posible identificar la coexistencia de otros conflictos, algunos explícitos y otros implícitos, que se encuentran relacionados.

Por lo anterior, el manejo del conflicto requiere no sólo atender el asunto que lo origina o detona, sino profundizar en la relación entre las partes y el significado que para cada una tiene esta situación. Incluso, lo que significa en el contexto en el que se presenta el conflicto. En la Universidad, además de lo expresado, reconocemos el conflicto, como inherente a la interacción entre personas de una comunidad diversa, que comparten el interés de transformar la sociedad a partir del conocimiento y del intercambio de ideas y pensamientos. El conflicto, en el espacio de una conversación, puede también aportarle a esa transformación de la sociedad, en el reconocimiento del otro.

¿Cómo definimos y manejamos la confidencialidad?

El Ombudsperson tiene como uno de sus principios rectores la confidencialidad, es decir que no revela ninguna información a terceros. Cuando lo hace cuenta con la autorización directa del involucrado y tiene como objetivo la resolución de un conflicto. Ello, con el propósito de crear un ambiente seguro en el que el visitante pueda explorar, en conjunto con el ombudsperson, sus necesidades, expectativas, preocupaciones y posibilidades.

Vale la pena aclarar que, cuando el Ombuds presenta un informe de gestión a la Rectoría lo hace a través de situaciones que no permiten la identificación de ningún consultante pero sí evidenciar situaciones repetitivas que ameritan que la Institución tome medidas encaminadas al bienestar de la comunidad. De igual forma, los registros que se llevan en la oficina son privados y a ellos solo tiene acceso el Ombudsperson.

¿Qué son las mediaciones? ¿Cuándo se usan?

La mediación es un proceso que tiene como objetivo propiciar un espacio seguro de diálogo directo y participativo entre las personas que enfrentan un conflicto y tienen el deseo de solucionarlo a través del diálogo. En este proceso se espera que las partes reconozcan la perspectiva del otro de la situación, reflexionen sobre las actuaciones que generaron un malestar en cada una, generen aprendizajes en torno a lo ocurrido y, finalmente, encuentren acciones de manejo. Este proceso se desarrolla en compañía del Ombudsperson, como un mediador, quien cumple un rol neutral e imparcial que facilita el diálogo entre las partes del conflicto con el propósito de que encuentren una solución efectiva y satisfactoria para ambas.

¿Por qué un usuario puede quedar insatisfecho con la gestión del Ombudsperson?

Es posible que un usuario se sienta insatisfecho cuando considera que acudir al Ombudsperson no cubrió sus expectativas. Por ello, para nosotros es muy importante en primer lugar, asegurarnos que el visitante conoce el rol del ombudsperson. Así mismo, escuchar atentamente la situación, clarificar toda la información e identificar qué espera. Con esto claro podemos ofrecer alternativas que estén en nuestra competencia, sean viables institucionalmente y acordes con la expectativa que tiene el consultante. En caso de que el asunto o conflicto no lo podamos tramitar en nuestra oficina podremos brindar información precisa sobre qué otra oficina o instancia en la universidad podría ayudarle. Es importante tener presente que parte del acompañamiento que brinda el ombudsperson está encaminado a que el consultante encuentre alternativas para autogestionar el asunto que lo lleva a consultar.

OMBUDSPERSON EN CIFRAS

imageninformesgestion